martes, 27 de diciembre de 2016

Oro para todos los deportistas colombianos en Rio 2016

Oscar Fiqueroa - Oro en pesas
El pebetero olímpico se extinguió en Rio 2016, quedará en el recuerdo como la mejor actuación colombiana en las olimpiadas: 3 oros, 2 platas y 3 bronces; el camino lo iniciaron Helmut Bellingrodt Wolff - medalla de plata en el tiro al jaba, Alfonso PérezClemente Rojas - bronce en el boxeo -. Se obtuvo el mismo número de medallas, pero dos más de oro, 13 diplomas aumentamos el número de deportistas que consiguieron cupo, sin duda una gran mejoría respecto a Londres 2012.

Fueron 147 colombianos los que nos representaron en 23 disciplinas. De el 3 al 21 de agosto nos brindaron momentos de satisfacción, un uhh por los que se quedaron cerca del podio, en otros más desilusión porque había mejores que los nuestros. En tres ocasiones sentimos orgullo patrio al escuchar el himno e izar la bandera tricolor, en cinco más porque alguno de los nuestros ocupó un lugar en el podio olímpico.

Caterine Ibargüen - Oro en el salto triple
Con justicia quienes estarán en lo más alto del podio de cualquier colombiano deberán ser los medallistas: Caterine Ibargüen (oro en salto largo), Mariana Pajón (oro en BMX), Oscar Figueroa (levantamiento de pesas), Yuberjen Martínez (plata en boxeo), Yuri Alvear (plata en judo), Carlos Ramirez (bronce en el BMX), Luis Javier Mosquera Lozano (en el levantamiento de pesas), e Ingrit Lorena Valencia (en boxeo).

Algunos de estos medallistas nos acompañaron co
Mariana Pajón - oro olímpico
n sus actuaciones l
a hora del almuerzo o de la comida, primero con la tensión que generaron las finales y un alivio o resignación justo cuando se saboreaba el postre; dulce sabor si llegaba el triunfo o un sabor amargo cuando el resultado no era el esperado.


Aunque se habían presupuestado más oros, dos de esos favoritos fueron consecuentes con las predicciones: dos grandiosas mujeres, ambas corriendo por el oro. Catherine lo consiguió con esos 15,17 metros a la inmortalidad y Mariana Pajón con su pequeña figura pedaleando hacia la gloria, en el podio sus lágrimas nos hacían contener la respiración. Oscar Figueroa por su parte nos sorprendió abriendo el camino dorado de la alterofilia, también un premio ya conseguido en Londres 2012. Los tres habían estado en el podio, la Pajón en lo más alto en ambos momentos.  

Merecen también un gran reconocimiento los que obtuvieron el diploma olímpico, un premio a quienes ocuparon entre el cuarto y octavo puesto en las finales:

El ciclista antioqueño Fernando Gaviria, que fue a los Juegos Olímpicos con la meta de subirse al podio, terminó cuarto en la prueba del ómnium, la posición hizo que este deportista fuera el más duro consigo mismo: "vine por la medalla de oro y me vine con la de cuero", eso lo ha hecho pensar en el retiro de la pista. Sin lugar a dudas un gran deportista, si pasa a la ruta le disputará etapas a Cavendish y a Peter Sagan.

Después en el mismo ciclismo se vivió uno de los mayores sinsabores: el amargo cuarto puesto de Fabián Puerta en el keirin. El inicio de la carrera fue suspendida en dos ocasiones por las infracciones de tres de sus rivales y al final no fueron suspendidos.

El último día de la olimpiada tuvimos en Jhonnatan Botero, ciclista de la especialidad, ciclismo de montaña la última oportunidad de medalla, sin embargo le alcanzó para diploma olimpico, llegó quinto.

Las pesas deporte más exitoso para Colombia, también puso su cuota con los diplomas. Habib de las Salas quedó en la sexta posición en la categoría de 56 kg; Lina Rivas levantó un total 216 kg; Ubaldina Valoyes anunció su retiro con un diploma olímpico; Leidy Solis fue cuarta, le faltó poco para conseguir el bronce; Mercedes Pérez alzó 234 kg, cuarto lugar; Andrés Caicedo levantó un total de 346 kilogramos que le sirvieron para quedar sexto. 
 
En la misma categoría de la gran Caterine Ibargüen, John Murillo con su salto triple, sorprendió con un quinto y aseguró diploma olímpico, los 17,09 le sirvieron también para superar el récord nacional.

Otro de los nuestros, el sin tocayo, Céiber Ávila,  quedó a un paso de las semifinales de boxeo luego de una controvertida decisión de los jueces, que para muchos fue un flagrante robo. Estas circunstancias lo han hecho pensar en dejar el deporte: "Me dan ganas no saber más de boxeo".

La selección masculina de fútbol logró el primer diploma olímpico en un deporte de conjunto, ha sido lo mejor en la historia del fútbol colombiano en los olímpicos. Aunque se esperaba más, por momentos pensamos que nos quedaríamos en la fase de grupos.

La lucha también aportó con Jackeline Rentería, la octava posición le mereció un diploma más y Carolina Castillo fue octava en los 48 kg.

En algunos deportes no se consiguió siquiera un diploma, pero se mejoró escalando, consiguiendo experiencia, fogueándose con los más grandes. Con seguridad en Tokio 2020 los veremos más arriba y sus nombres ocuparán las pantallas de tv, llenarán las tapas de los periódicos. Uno de ellos podría ser Josimar Calvo, que con certeza mejorará el 10° lugar que alcanzó en Rio.

Vivimos algo de nostalgia cuando las metas de algunos de nuestros deportistas no se cumplieron; conseguir el oro para darle una casa a su familia; la lágrimas de Yuberjen, Ingrit Loronea y Luis Mosquera, nos hicieron pensar en la humildad y las carencias de nuestros representantes. Esto sin embargo hizo que las promesas del gobierno aparecieran, esperemos que les cumplan a estos héroes; "el compromiso que tenemos con Yubjerjen es real. Aún no tenemos la casa, pero estamos gestionando para conseguirla"

Posiblemente no tienen porque el dinero lo desperdician o se lo apropian. Lo que destinen para estos medallistas que no solo cumplen con sus aspiraciones, sino que motivan a los demás colombianos para mejorar el desempeño alcanzado por ellos, será entonces una inversión que a futuro nos dará réditos.

Esperemos que los procesos no se detengan, que los ofrecimientos a los deportistas se concreten, que más dinero se deje en los presupuestos para los ciclos de formación y que en Tokio 2020 podamos volver a ilusionarnos.

Celio E. Pineda Rodríguez
@celiopineda 

jueves, 29 de septiembre de 2016

Un decisión que puede cambiar las cifras del conflicto de nuestra Colombia.



Después de cuatro años de conversaciones, El Gobierno Colombiano y las FARC, lograron consensuar acuerdos para dar finalización al conflicto, por lo menos con este grupo, el mayor de Colombia, el 26 de septiembre refrendaron con sus firmas dichos acuerdos, ahora los colombianos tenemos la oportunidad de decidir si los refrendamos o no. Entre muchos mecanismos para la participación democrática, se concluyó que el plebiscito era el camino.

Casi en sincronía con la firma, surgieron en una orilla los defensores a ultranza de la no aprobación de los acuerdos firmados en la Habana, por supuesto en la otra, el gobierno en la defensa del Sí. 

Para que los colombianos tomen una decisión negativa, la oposición se ha valido de cuanto ardid existe, usando los medios para expresar al unísono su rechazo, en muchas ocasiones, falto de argumentos (leer:la ley que se ‘aprobó’ en las redes sociales); su visión es que serán rechazados y que podremos sentarnos nuevamente para reiniciar el proceso. Eso sí, han encontrado apoyo por algunos medios que abren sus micrófonos y prenden sus cámaras para favorecer a los más acérrimos detractores (leer, el uribismo de Gurisatti se nota en RCN),
En sus tribunas nos hacen saber - desde la perspectiva de ellos -, primero de los miles de pesos que perderemos, o que tendremos que entregar para pagarle a los guerrilleros - para que nos hagamos a una idea propia leer páginas 66 y 67 de los acuerdos -, la inconveniente (para ellos) cercanía que tendrán en el congreso con los representantes de los desmovilizados que resulten elegidos, o las curules con voz pero sin voto que se den por dos periodos (pagina 63, lectura Semana) o afirmando que quienes tienen X hectáreas, se las van a quitar, porque son las que les dará a los guerrilleros, ver en la página del acuerdo, qué es lo que está previsto (página 12 Fondo de tierras, fuentes)


Pero se habrán preguntado, y no dudo que lo hayan hecho, sobre los millones, mejor dicho billones de pesos que asignamos anualmente a defensa (30 billones un año), principalmente para perseguir guerrilleros, o para darlos de baja - como expresan las fuerzas armadas - . Si hacemos un balance entre lo que se asignará como subsidio a los desmovilizados, lo que le cuesta al estado perseguirlos y los daños que se producen en infraestructura, de lo material,  las vidas humanas que se pierden, las pérdidas en flora y fauna cuando atentan contra oleoductos, será  mejor seguir en una guerra? (leer, Conflicto cuesta $ 12 billones al año).
Otro tema álgido han sido los indultos. Los mismos que están en contra en este proceso, hace unos pocos años indultaron de forma "express" a guerrilleros (Uribe concedió 130 indultos a las Farc cuando fue presidente) y les dieron en algunos casos miles de millones de pesos, se les cambio la identidad, se les buscó lugar en otro pais (guerrillero que huyó con un rehén viaja a Francia con novia y recompensa), adicionalmente quisieron hacer una reforma a la constitución para otorgar curules ( ver  Uribe ofreció curules sin condiciones a ‘paras’ y guerrillas), entonces estuvo bien porque era lo más nos convenía, porque eran gestos de buena voluntad del gobierno de turno, - la población aceptó que se tomara esa decisión -, la diferencia entonces, era que los cambios se harían vía acto legislativo, eso si con un congreso en manos del dirigente de turno, hoy se quieren refrendar por una vía democrática.
También han convencido a muchos colombianos, en su mayoría creyentes en Dios, que el perdón no puede ser posible en una sociedad conservadora, la misma sociedad que pregona igualdad, eso si que no tenga que ceder nada y menos los vaya a tocar. Ahora, para un país que se jacta de creyente, no se dan cuenta que en al menos 16 versos de la Biblia convocan al perdón ," De modo que se toleren unos a otros y se perdonen si alguno tiene queja contra otro. Así como el Señor los perdonó, perdonen también ustedes, Colosenses 3:13". Será que para el que reza, estos versos de la Biblia solo son válidos los domingos de misa, para que nos perdonen los pecados de la semana.

Ahora si vemos en el contexto internacional, una de las razones por las que la inversión extranjera no ha sido la que se espera, sin duda es el conflicto interno, "Los choques generados por ataques de los grupos armados fomentan una amenaza en la estabilidad del estado ya que puede desincentivar la inversión extranjera directa". Quienes han tenido la posibilidad de viajar a otros países, seguramente son testigos de la percepción de los extranjeros sobre la seguridad en un nuestro país, si logramos que esto cambie, más personas nos visitarán, más empresas creerán en nosotros; consecuentemente, habrá más empleo.
Lo que se cedió en diferentes proceso

De lo que se ha cedido en el terreno de la participación política, en justicia deberíamos compararnos con lo ocurrido en los acuerdos de paz que se han aprobado en otros países, se leerá que lo que parecía imposible se logró, generando estabilidad y seguridad, ejemplos son los que sobran: Sudán, Sierra Leona, Guatemala, El Congo, Irlanda del Norte...( Leer, Seis casos de reconciliación para aprender en Colombia), en cada uno se consiguieron acuerdos en los que todos tuvieron otorgar desde curules en sus parlamentos, en algún caso la vicepresidencia, incluso en algunos de ellos, mucho más de lo que ha tenido que ceder en la caso Colombia (Ver gráfico).
  
El 2 de octubre de 2016, será histórico sin duda alguna, tanto si aprobamos o le decimos no a los acuerdos. En cualquier caso las generaciones futuras nos recordarán por la oportunidad que dejamos escapar si con una respuesta positiva logramos disminuir y en el mejor de los casos, eliminar las cifras que arroja el conflicto interno (Ver el conflicto colombiano en cifras), recordemos son al menos 50 años en nuestra historia reciente.

Cualquiera que se su lectura, debe contribuir por lo menos a diminuir las cifras de abstención - 60% - , le hace daño a una sociedad que critica mucho, pero a la hora de decidir deja que otros lo hagan. Usemos ese derecho constitucional. 

Si ser santista, menos uribista, o todos los insto a salir a votar por una Colombia distinta.

Celio E. Pineda Rodríguez -
@celiopineda

lunes, 15 de agosto de 2016

Un peso de recompensa al gobernante que impida más muertes de niños por causas evitables.

A diario diversos organismos del Estado ofrecen millonarias recompensas que pueden ir de uno a pocos millones de pesos, si se trata de un ciudadano de nombre y apellido  poco conocido (o conocido solamente en su círculo), hasta miles de millones, si es un personaje que, aunque no tenga reconocimiento, es popular,  tiene familia en el estado, o ni una cosa ni la otra, pero puede representar minutos en los medios.

Al mismo tiempo la prensa anuncia - El Heraldo - e menos de 24 horas murieron dos niños por desnutrición en La Guajira, por lo que la cifra de fallecidos por este causa en lo que va corrido del año se eleva a 38"; según UN Peridico: "cada año mueren en Colombia cerca de 10.000 menores de 5 años por causas prevenibles. De esas muertes, por lo menos el 30 por ciento ocurre por desnutrición", un gran número si se compara con los 29000 que mueren a diario en el mundo, por diversas causas; la mitad mueren por desnutrición, falta de agua potable y saneamiento,cifras de la UNICEF. En estos casos, ni la policía, ni el gobierno ofertan esos miles de millones para eliminar el problema o mejor aún para reducir las desalentadoras cifras.


Infortunadamente las muertes de los niños generan toda suerte de reacciones: los que aprovechan para ganar audiencia, y los que desde la oposición con sus "inteligentes comentarios" atacan al estado, aún habiendo tenido su propia oportunidad de hacer un cambio siendo parte de este y poco o nada hicieron. 

Mas allá de acciones temporales, habrá alguien desde el Estado que tenga planes y proyectos que estén orientados a reducir o, mejor aún, desaparecer las muertes por desnutrición. Si esto fuera posible, ese alguien merecería un peso de recompensa  por alcanzar esta meta (solo un simbolismo porque es una obligación y no deben esperar recompensa alguna).

Ahora que algunos estamos optimistas por la firma de terminación del conflicto con las FARC, ¿habrá algún punto en las negociaciones que considere dejar un centavo para acabar con las muertes por causa de desnutrición? Sería suficiente que redujeran un par de puntos el presupuesto dedicado a defensa, o a proteger a nuestros "honorables" representantes y senadores. En este caso los negociadores serían merecedores del peso de recompensa o de una gran repulsa si ni siquiera lo han pensado.

Suena irónico que para conseguir algo de conciencia en el ciudadano debamos pagarle por denunciar lo que por nada del mundo debería callarse.

Celio Pineda Rodríguez
@celiopineda


sábado, 18 de junio de 2016

Del pie de Ospina, Colombia clasificó a las semis de la Copa Centenario


Colombia enfrentará en semifinales de la Copa América Centenario 2016 al ganador entre Chile - México, como esperaba la afición colombiana mandando a casa a los peruanos con su juego fuerte. La lotería de los tiros desde el punto penal definió el partido, con un David Ospina que no necesita suerte para destacarse.  En el tiempo regular con las manos evitó que Colombia cayera y en los penales con una sacada al mejor estilo de la tijera.

Con la lección aprendida ante Costa Rica, esta vez el técnico colombiano salió con un equipo que en el papel era mejor que los de Gareca, más tarde ellos demostrarían que superaron a Colombia en el juego sucio, eso si con la anuencia del señor Laustou.

A lo largo de los noventa minutos se veía un partido muy cortado, casi que cada dos minutos un jugador en el piso, alguno por mañoso, otros porque la tarea era ablandar a los talentosos o quizá buscar un desequilibrio con expulsiones, pero para infortunio de Gareca, el árbitro parecía que había dejado las tarjetas. Casi mediando la segunda parte Laustou recordó donde las había puesto, sacó una por equipo y los ánimos se apaciguaron.

El juego fuerte y un Perú con unas líneas muy jutas impidieron que los talentos aparecieran, pero como el juego estuvo por la mitad del campo favoreció a Carlos Sánchez; recobró su importancia y mostró de que está hecho,  hasta ayer había perdido la titularidad. Por la misma circunstancia Daniel Torres pudo mostrar una vez más  que llegó para quedarse.

El planteamiento impedía claridad en las oportunidades de gol, Colombia tenía más que los peruanos, varias llegas con posibilidades, sinembargo solo una con verdadero peligro, terminó en el poste de la mano derecha de Pedro Gallese y casi cerrando el partido por parte de Perú, la que de manera extraordinaria atajó David Ospina; el inexplicable suplete del Arsenal.

Como no se pudo decidir en el tiempo regular, los tiros desde el punto penal debían decidir quien avanzaba, todos cobradores colombianos estuvieron impecables, trabajo complementado por Ospina, sin duda el héroe de la noche, atajó uno de tijera: magia también en el pie. El siguiente cobrador peruano parece que no pudo con la responsabilidad, se veía nervioso y tal vez consciente del arquerazo colombiano que tenía en frente, falló tirando el balón por encima. 

Merecidamente Colombia celebró, esperando rival en la siguiente fase, a los mexicanos de Juan Carlos Osorio o Chile  los de Juan Antonio Pizzi, ambos duros equipos, los mexicanos han estado muy cerca del título, los chilenos los actuales campeones.

El DT de Colombia con seguridad anoche mismo inició el análisis del  comportamiento del equipo ante los peruanos  y  del posible rival. Deberá decidir si deja a Cardona en la titularidad, desdibujado completamente en este juego, solo puede se una mala noche.

Celio E. Pineda Rodríguez
Twitter: @celiopineda

domingo, 12 de junio de 2016

Cómplices del trabajo infantil

Los semáforos bogotanos en ocasiones sirven para aliviar la tensión generada por la conducción, en otras para incrementarla;>> cuando apenas aparece el amarillo: se pita, se cambia de luces o se acelera, como sea, se pueden ver a algunos ciudadanos aprovechando los segundos en rojo para convencer a los conductores con sus peticiones; unos realizando una actuación relámpago, esperando recibir algo de compensación por su trabajo, quien lo juzga bueno, con la mano izquierda mostrará la ansiada moneda; otros que posiblemente lo agobien, los limpiadores de vidrios y los vendedores de mil cosas.  

En esta última categoría aparte de los adultos, podrá observarse tristemente, la presencia de menores de edad, y entre estos, muchos niños con edades entre 1 a 10 años, unos utilizados porque son bebés, otros porque tienen o son obligados a "hacer algo por sus familias", y otros más porque quieren tener dinero propio.

Cambiando de escenario la situación de los niños trabajadores no será diferente; en las plazas de mercado, en el sector agropecuario o el trabajo doméstico. En estos lugares, muchos niños realizan actividades propias de adultos; cargando pesos que superan su propia capacidad, haciendo jornadas muy largas, superiores a las de muchos adultos - con esfuerzo los que tienen contrato cumplen los horarios -.

>¿Pero acaso son muchos lo niños que trabajan?, ¿cuáles son la cifras sobre trabajo infantil en Colombia?. En informe del Departamento Nacional de Estadísticas - DANE -: la tasa de trabajo infantil (TTI) fue 9,7% en el trimestre octubre – diciembre de 2013 -, para hombres fue 12,5% y para mujeres 6,6%, en la población de 5 a 14 años la TTI fue 5,6% y  de los 15 a 17 años fue 23,1%. Entre los sectores que más emplean menores se destacan: comercio, hoteles, agricultura, industria, transporte, actividades agrícolas y la lista continúa.

¿Qué origina el problema?. De acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo, las causas para que exista el trabajo infantil son diversas: pobreza, violencia intrafamiliar, patrones culturales, permisividad social, falta de oportunidades; falta de cobertura, calidad y cumplimiento de la obligatoriedad de la educación, y algunas contradicciones normativas.

¿Qué implicaciones tiene que un niño sea sometido al trabajo?. La afectación puede ir desde un desarrollo infantil truncado, hasta la imposibilidad de compartir actividades propias de sus edades. En la mayoría de los casos no pueden realizar la formación en la educación básica - obligatoria -  y menos la media, en casos extremos; los accidentes podrán derivar en lesiones permanentes por la carga de pesos superiores a la resistencia de los infantes. Algunos combinan el trabajo con la educación; mezcla indeseable que ocasiona un detrimento en el rendimiento académico, seguramente inferior al promedio; el cansancio produce disminución en la atención; adicionalmente no tendrán tiempo para realizar tareas, y mucho menos, tendrán tiempo para realizar actividades recreativas. 

En el plano internacional, la UNESCO plantea que el problema del trabajo infantil probablemente "es el único gran obstáculo para brindar educación a todos los niños". Según la misma entidad, y a través de La Oficina Internacional del Trabajo, algo cercano a los 250 millones de niños son utilizados como mano de obra barata, sus edades oscilan entre los 5 y 17 años.

Conscientes de las cifras, los ciudadanos del semáforo que quizá dieron alguna moneda a un chico, fue porque lograron conmoverlos o les rompieron el corazón con sus desesperanzados ojos. Involuntariamente, estarán incentivando a los irresponsables adultos para que sigan utilizando los niños en el trabajo, pero si el niño no logró conseguir algún centavo, la consecuencia será un maltrato inmediato.

¿Qué hace el Estado Colombiano alrededor del tema; primero, para reducir el trabajo infantil y después para erradicarlo?. 

Teóricamente se está cumpliendo con los acuerdos alcanzados en la Convención sobre los Derechos del Niño, aprobada en 1989 por la Asamblea General de las Naciones Unidas - Art. 32 - "Los Estados Partes reconocen el derecho del niño a estar protegido contra la explotación económica y contra el desempeño de cualquier trabajo que pueda ser peligroso o entorpecer su educación, o que sea nocivo para su salud o para su desarrollo físico, mental, espiritual, moral o social". 

Probablemente, las entidades gubernamentales lo intentan, en el caso colombiano, reconociendo por lo menos el problema. En la página web del bienestar familiar, aparece este mensaje: "Si los niños y niñas realizan tareas o actividades a cambio de dinero, de alimentos básicos, o para provecho de un adulto que les obliga a trabajar, lo que afecta su salud, su desarrollo físico y psicológico y les impide ir a clases, estas actividades se consideran trabajo infantil.", si esta es la lectura, ¿porqué siguen viéndose niños en los semáforos?.
 
Posiblemente la responsabilidad también la tienen organismos como la Defensoría del Pueblo, los personeros municipales - Art. 178 Ley 136/94 -, obligados a velar por el cumplimiento de los derechos fundamentales y los mismos ciudadanos con el mecanismo de veeduría - Ley 850 de 2013 -. Desafortunadamente los llamados de atención hechos por los funcionarios, van entorno a los problemas que dan más segundos en la tv o entrevistas en la radio y prensa escrita; podrían ser más humildes y cumplir con su funciones sin esperar que se las reconozcan públicamente.

Cada ocasión en la que veamos una persona pidiendo limosna, utilizando un niño dormido a la intemperie, un menor de edad obligado a trabajar, deberíamos denunciarlo y evitar alimentar el problema con alguna moneda.

Vínculos de interés:


DANE . 2014. Trabajo infantil, Octubre-Diciembre 2013. Informe de Prensa. Disponible en: https://www.dane.gov.co/files/investigaciones/boletines/ech/jobinfantil/bol_trab_inf_2013.pdf.

Agencia de información laboral. La problemática del trabajo infantil en Colombia: muchas aristas y pocas soluciones —Informe especial— Disponible en:http://www.ens.org.co/index.shtml?apc=Na--;5;-;-;&x=20167982

La niñez colombiana en cifras. 2002. Disponible en: http://www.unicef.org/colombia/pdf/cifras.pdf

MELVA DÍAZ BETTER. Trabajo infantil en Colombia Las apuestas del Plan Nacional de Desarrollo y la estrategia de política. Disponible en: http://asocajasrevistamasvida.asocajas.org.co/index.php/revista-mas-vida-no-12/82-trabajo-infantil-en-colombia 

Comité Insterinstitucional Nacional. Estrategia nacional para prevenir y erradicar las peores formas de trabajo infantil y proteger la jóven trabajador 


__________________
 

Lección aprendida. Colombia perdió 3 a 2 ante Costa Rica.

Colombia avanzó a la siguiente ronda de la Copa América Centenario pese a la derrota 3 a 2 frente a Costa Rica, Colombia también cedió el primer puesto con una apuesta atrevida o con menosprecio por el rival.

Para enfrentar al ya eliminado Costa Rica, la afición, la prensa y los ocasionales que ven fútbol, entendían que habrían cambios: unos por necesidad y otros más porque hacía falta darle minutos principalmente a los  jugadores de la renovación de la selección.

Se tenía en mente que a James Rodríguez se le darían descanso luego no solo del sacrificio ante Paraquay, sino de la lesión que había tenido, una situación similar era la Cristian Zapata, debería ser reemplazado por un golpe en el tobillo, y tal vez un cambio más, pero lo que no se esperaba era que los once fueran "nuevos".

Aun con todos los cambios, la confianza de la afición en su selección permaneció, uno por el deseo de triunfar y otro por que se entendía que si fueron convocados a la selección, en cualquier momento podían jugar.

Las consecuencias de la decisión técnica aparecieron desde el primer minuto: algo de nerviosismo, posiblemente porque son jugadores muy jóvenes (son de la selección olímpica 2016), y tal vez un compromiso superior al mismo deseo de jugar. Al frente jugadores de experiencia: aun cuando era su último partido en la Copa América Centenario, lo enfrentaba con la misma seriedad que el amistoso más fácil. Resultado; no se habían jugado dos minutos y ya Costa Rica ganaba.


Para los que más saben de fútbol,  lo que estaba pasando no era sorpresivo, ya Colombia había mostrado debilidades, ganando con los titulares.

Los jugadores trataron de sobreponerse consiguiendo un empate provisional, pero los problemas no se solucionaron, al equipo le faltaba un conductor, a los delanteros no les llegaban balones, dábamos ventaja en defensa, en la mitad; en otras palabras en ningún sector del campo se podía encontrar claridad. Los costarricenses conscientes de nuestra situación aumentaron la ventaja, dos goles más,  ya el tema era un poco humillante.

Pasado el chaparrón de la primera parte, el director técnico Pekerman debía enmendar el error, ingresó a James Rodríguez y Edwin Cardona, sin embargo la situación no parecía cambiar, el problema era mayor; un cambio más, entró Juan Guillermo Cuadrado, y por esa vía se consiguió mejorar, al final insuficiente, los tres cambios sirvieron para hacer un gol más y  que el equipo saliera cabizbajo.

Obviamente las preguntas surgieron: menospreciamos al rival?, creímos que con nombre les ganábamos?, la juventud y la renovación sería capaz triunfar independiente de quien estuviera al frente?

Creo que todos coinciden en que dábamos por descontado que un rival eliminado podría ser derrotado de cualquier manera, la realidad fue otra, como de inmediato apareció en el campo, realidad que nos hizo evocar el recuerdo de lo sucedido en Londrina, "solo un desastre nos podía sacar de la olimpiada y pasó, por fortuna anoche ya estábamos clasificados, eso sí regalamos el primer puesto.

Después si lo que se quería era probar todo un equipo, ese no era el momento ni el lugar, los campos de entrenamiento y los amistosos resultan mejor y se exponen menos a la crítica.

La afición tampoco se puede decir tan radical diciendo que los jugadores fueron inferiores a la confianza; si están ahí es porque los juzgamos los mejores en sus posiciones, pero los once que salieron anoche están en etapa de acoplamiento a una estructura; eso fue lo que mostraron.

Como lección y sin olvidar otras, debe tenerse en cuenta la tan trillada expresión de los jugadores, "no hemos ganado nada, vamos a respetar al rival", y a partir de esa misma expresión agregar que la afición también merece respeto. 


Celio E. Pineda Rodríguez
Twitter: @celiopineda

viernes, 3 de junio de 2016

Colombia con pie derecho en la Copa Centenario, dos a cero sobre USA


Colombia inició bien el camino en la Copa Centenario, dos a cero sobre Estados Unidos de América, el primero de Zapata y el segundo de James Rodríguez. Preocupación en la selección por la lesión de James Rodríguez.

El primer tiempo tuvo tres momentos, uno que terminó con la primera anotación de la Copa Centenario originada con un balón de Cardona desde la esquina, recibió Cristian Zapata de primera y venció al meta norteamericano Brad Guzan, a penas iban siete minutos.

Más tarde se intentó aumentar el marcador, primero con  Sebastián Pérez, lo intentó de media distancia, estábamos en los quince, luego a los 21 otra vez  Cardona con una media vuelta encontró bien colocado a Brad Guzan.

Cuando mediaba la primera, el momento era para Estados Unidos tomando la iniciativa, adelantando las lineas, por su parte Colombia se veía un poco dominado replegándose un poco.

Quizá cuando Colombia menos lo merecía y hacía menos por el ataque, una mano de Yedlin en el área generó la oportunidad para que el marcador aumentara, el 10  James Rodríguez decidió cobrar y sin pensarlo mucho la tiró rasante y pegado al palo de la mano izquierda del meta estadounidense, era el tercer momento con el que Colombia lograba una cómoda ventaja. 

El primer tiempo terminó sin que Colombia pudiera brillar mucho, pero si con mucha eficacia. 

Si en la primera parte Colombia no mostraba buen fútbol, los primeros 15 eran para diversión de la afición y el enfado de los jugadores de Estados Unidos.

Los norteamericanos sin embargo lograron sacudirse un poco, primero un remate  que evitaron Perez y el mismo Ospina y  luego Demsey a los 63 remató pero para su infortunio  Ospina nuevamente desvió, excelente atajada del meta colombiano para un tremendo balón del atacante de USA.

Cuando menos se esperaba apareció la preocupación para Colombia, James Rodríguez cayó sobre el brazo izquierdo, una molestia para el 10 de Colombia que fue suficiente para reemplazarlo por Celis. 

A partir aquí Colombia reajustó el equipo, con un Cardona más influyente por la mitad y por la derecha Cuadrado, en una de las pocas oportunidades que tuvo Bacca erró un tiro que dio en la palo, un balón que surgió de los pies de Cardona.

Estados Unidos trató de descontar pero no pudo, cuando iba 75 trataron de derrotar a Ospina con un tiro un poco desviado, Torres había fallado un poco en el cierre.

Para el cierre del partido, Pekerman realizó cambios: primero Carlos Sánchez por Perez, que parecía un poco cansado y Dayro Moreno quien ingresó por Bacca.

Final con la alegría de ganar el primer partido pero con el sinsabor de la lesión de James y la incertidumbre que pueda jugar en los siguientes partidos. Si hay que destacar a alguien serían: Cuadrado, Cardona,Arias y el mismo Ospina.

Celio E. Pineda Rodríguez
Bogotá D.C - Colombia
Twitter: @celiopineda