sábado, 7 de junio de 2014

La ilusión mundialista comienza, Brasil 2014 ya está aquí

La cuenta regresiva casi ha terminado, cinco días y el balón rodará para dar inicio a Brasil 2014.  Treinta y dos países participantes - uno Colombia -, millones de espectadores pendientes del desempeño de sus equipos, miles de brasileños protestando por lo que les ha parecido inadecuado, otros,  estos menos, los que tienen las exclusividades de las retransmisiones, congraciándose con los telespectadores, nos ofrecerán la "señal gratis",  ¿la veremos sin comerciales?

La ilusión colombiana comenzó en octubre de 2011, no era muy clara, llevábamos tres mundiales sin participar,  a Estados Unidos llegamos como favoritos, al final no solo volvimos a casa más temprano de los previsto, sino perderíamos a uno de los jugadores más queridos por la afición: Andrés Escobar, el inolvidable dos de nuestra selección.

La nueva cita mundialista tendría muchos altibajos en su etapa clasificatoria: muchísimos jugadores, no encontrábamos un equipo definido, varios técnicos, escándalos, uno con su comportamiento, el otro porque lo eligieron sin experiencia.  El último técnico elegido, Peckerman, padre de una colombiana, un ganador, experimentado, evidenciaría su eficacia en el corto plazo,  logró armar un equipo convincente, identificamos por fin un equipo titular, y lo más importante, contundente, pasaríamos como cabeza de grupo, en contra de los comentaristas argentinos y de los mismos escépticos locales. 

Clasificados, vendrían las especulaciones, quiénes serian los 23 responsables del desempeño de nuestro equipo, algunos fijos para todos, los que deberían estar en el mundial, otros fijos también, pero para ver el partido por TV. La primera gran sorpresa aparecería cuando en un partido del Mónaco con un equipo de cuarta, se lesionaba el jugador más emblemático de la selección:  Radamel Falcao. Durante meses se especuló, se realizaron cadenas de oración, los mensajes de apoyo no faltaron para que la recuperación se alcanzará en menos tiempo de lo fisiológicamente posible, la biología se impuso y, como muchos pensamos, lo más conveniente era que el jugador no participara, por su propia integridad y su futuro como deportista.

Mientras se decidían los jugadores en todas las selecciones del mundo, otro mundial se vivía, esta vez el del comercio, por un lado el intercambio de "monas"  en  Colombia (en otros paises, cromos) del ya tradicional álbum Panini - habrá que pensar después que algunas fotografías se marcarán con x, para quienes no fueron convocados, o perdieron el cupo por lesiones -. La otra mercadería fue la iniciada apenas se conocieron los uniformes,  con la venta en las tiendas oficiales del patrocinador, rojos y amarillos se vieron en las calles, otra venta no tan oficial, la de los semáforos o en improvisadas tiendas en medio de los separadores de las calles, o los que ofrecían en las empresas a precios más asequibles y con sorprendente parecido a las "originales", obviamente estas no han pagado derechos, pero como sea, el rebusque es una de las escusas de los colombianos, y bueno las oportunidad. Otro mercado y probablemente el más peligroso - recuérdese a Andrés Escobar - es el de las apuestas, las que hacemos - inocuas - con dos mil pesos, en nuestros círculos, con las famosas "pollas", su única pretensión es darle un condimento más al partido, nos divertimos y especulamos;  pero si se trata de los apostadores, el tema se torna más delicado: partidos amañados, involuntarios fallos de los jugadores,  las mañas de otros, o sencillamente por los infaltables errores arbitrales.

El jueves doce la espera acaba, nuestro equipo parece competitivo, algo conocemos a nuestros rivales, y por supuesto nos conocen, muchos tenemos la certeza que pasaremos la fase de grupos, después en la medida que se avance, las cosas se van a complicar. Seremos técnicos diciendo sobre lo que se debió hacer o dejar de hacer para cambiar un resultado. Las treinta y dos selecciones van con el mismo propósito: hacer un buen mundial. Las grandes selecciones aspiran a más, ser finalistas, los locales quieren ser campeones, la torcida no aceptará menos.

Millones de espectadores, unos en los estadios, muchos más frente a los televisores de 5 hasta las 110 pulgadas, en sistemas análogos, en la era digital la más alta definición, unos pocos y asincrónicamente en 3D. Los amantes del fútbol tendremos la opción de disfrutar muchos de los partidos, muchos más los que no será posible, por nuestros compromisos contractuales.
_________ 

Páginas recomendadas


Fifa. Copa Mundial de Fultbol Brasil 2014. http://es.fifa.com/

Cómo ver el Mundial de fútbol 2014 en Internet. http://www.genbeta.com/multimedia/como-ver-el-mundial-de-futbol-2014-en-internet

Brasil 2014: Las 10 mejores aplicaciones para seguir el Mundial de Fútbol. http://miquelpellicer.com/2014/05/brasil-2014-las-10-mejores-aplicaciones-para-seguir-el-mundial-de-futbol/