Mostrando entradas con la etiqueta Juan Manuel Santos Calderón. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Juan Manuel Santos Calderón. Mostrar todas las entradas

jueves, 29 de septiembre de 2016

Un decisión que puede cambiar las cifras del conflicto de nuestra Colombia.



Después de cuatro años de conversaciones, El Gobierno Colombiano y las FARC, lograron consensuar acuerdos para dar finalización al conflicto, por lo menos con este grupo, el mayor de Colombia, el 26 de septiembre refrendaron con sus firmas dichos acuerdos, ahora los colombianos tenemos la oportunidad de decidir si los refrendamos o no. Entre muchos mecanismos para la participación democrática, se concluyó que el plebiscito era el camino.

Casi en sincronía con la firma, surgieron en una orilla los defensores a ultranza de la no aprobación de los acuerdos firmados en la Habana, por supuesto en la otra, el gobierno en la defensa del Sí. 

Para que los colombianos tomen una decisión negativa, la oposición se ha valido de cuanto ardid existe, usando los medios para expresar al unísono su rechazo, en muchas ocasiones, falto de argumentos (leer:la ley que se ‘aprobó’ en las redes sociales); su visión es que serán rechazados y que podremos sentarnos nuevamente para reiniciar el proceso. Eso sí, han encontrado apoyo por algunos medios que abren sus micrófonos y prenden sus cámaras para favorecer a los más acérrimos detractores (leer, el uribismo de Gurisatti se nota en RCN),
En sus tribunas nos hacen saber - desde la perspectiva de ellos -, primero de los miles de pesos que perderemos, o que tendremos que entregar para pagarle a los guerrilleros - para que nos hagamos a una idea propia leer páginas 66 y 67 de los acuerdos -, la inconveniente (para ellos) cercanía que tendrán en el congreso con los representantes de los desmovilizados que resulten elegidos, o las curules con voz pero sin voto que se den por dos periodos (pagina 63, lectura Semana) o afirmando que quienes tienen X hectáreas, se las van a quitar, porque son las que les dará a los guerrilleros, ver en la página del acuerdo, qué es lo que está previsto (página 12 Fondo de tierras, fuentes)


Pero se habrán preguntado, y no dudo que lo hayan hecho, sobre los millones, mejor dicho billones de pesos que asignamos anualmente a defensa (30 billones un año), principalmente para perseguir guerrilleros, o para darlos de baja - como expresan las fuerzas armadas - . Si hacemos un balance entre lo que se asignará como subsidio a los desmovilizados, lo que le cuesta al estado perseguirlos y los daños que se producen en infraestructura, de lo material,  las vidas humanas que se pierden, las pérdidas en flora y fauna cuando atentan contra oleoductos, será  mejor seguir en una guerra? (leer, Conflicto cuesta $ 12 billones al año).
Otro tema álgido han sido los indultos. Los mismos que están en contra en este proceso, hace unos pocos años indultaron de forma "express" a guerrilleros (Uribe concedió 130 indultos a las Farc cuando fue presidente) y les dieron en algunos casos miles de millones de pesos, se les cambio la identidad, se les buscó lugar en otro pais (guerrillero que huyó con un rehén viaja a Francia con novia y recompensa), adicionalmente quisieron hacer una reforma a la constitución para otorgar curules ( ver  Uribe ofreció curules sin condiciones a ‘paras’ y guerrillas), entonces estuvo bien porque era lo más nos convenía, porque eran gestos de buena voluntad del gobierno de turno, - la población aceptó que se tomara esa decisión -, la diferencia entonces, era que los cambios se harían vía acto legislativo, eso si con un congreso en manos del dirigente de turno, hoy se quieren refrendar por una vía democrática.
También han convencido a muchos colombianos, en su mayoría creyentes en Dios, que el perdón no puede ser posible en una sociedad conservadora, la misma sociedad que pregona igualdad, eso si que no tenga que ceder nada y menos los vaya a tocar. Ahora, para un país que se jacta de creyente, no se dan cuenta que en al menos 16 versos de la Biblia convocan al perdón ," De modo que se toleren unos a otros y se perdonen si alguno tiene queja contra otro. Así como el Señor los perdonó, perdonen también ustedes, Colosenses 3:13". Será que para el que reza, estos versos de la Biblia solo son válidos los domingos de misa, para que nos perdonen los pecados de la semana.

Ahora si vemos en el contexto internacional, una de las razones por las que la inversión extranjera no ha sido la que se espera, sin duda es el conflicto interno, "Los choques generados por ataques de los grupos armados fomentan una amenaza en la estabilidad del estado ya que puede desincentivar la inversión extranjera directa". Quienes han tenido la posibilidad de viajar a otros países, seguramente son testigos de la percepción de los extranjeros sobre la seguridad en un nuestro país, si logramos que esto cambie, más personas nos visitarán, más empresas creerán en nosotros; consecuentemente, habrá más empleo.
Lo que se cedió en diferentes proceso

De lo que se ha cedido en el terreno de la participación política, en justicia deberíamos compararnos con lo ocurrido en los acuerdos de paz que se han aprobado en otros países, se leerá que lo que parecía imposible se logró, generando estabilidad y seguridad, ejemplos son los que sobran: Sudán, Sierra Leona, Guatemala, El Congo, Irlanda del Norte...( Leer, Seis casos de reconciliación para aprender en Colombia), en cada uno se consiguieron acuerdos en los que todos tuvieron otorgar desde curules en sus parlamentos, en algún caso la vicepresidencia, incluso en algunos de ellos, mucho más de lo que ha tenido que ceder en la caso Colombia (Ver gráfico).
  
El 2 de octubre de 2016, será histórico sin duda alguna, tanto si aprobamos o le decimos no a los acuerdos. En cualquier caso las generaciones futuras nos recordarán por la oportunidad que dejamos escapar si con una respuesta positiva logramos disminuir y en el mejor de los casos, eliminar las cifras que arroja el conflicto interno (Ver el conflicto colombiano en cifras), recordemos son al menos 50 años en nuestra historia reciente.

Cualquiera que se su lectura, debe contribuir por lo menos a diminuir las cifras de abstención - 60% - , le hace daño a una sociedad que critica mucho, pero a la hora de decidir deja que otros lo hagan. Usemos ese derecho constitucional. 

Si ser santista, menos uribista, o todos los insto a salir a votar por una Colombia distinta.

Celio E. Pineda Rodríguez -
@celiopineda

sábado, 1 de noviembre de 2014

Nuestra sumisión ante los decadentes nobles

Durante varios días le hicimos venia a un cuestionado príncipe, Carlos de Gales, al que ni siquiera su misma madre le tiene la confianza para asumir el poder, y que pueda ser un digno rey. Nosotros, por el contrario, por poco le ponemos alfombra cubierta de orquídeas. Eso sí, complacidos porque serían pisadas por un poco elocuente noble.

Cuando se vieron las primeras imágenes de los visitantes, el recuerdo de muchos colombianos evocó a la princesa Diana, destacada por sus buenas actuaciones, y la del mismo príncipe Carlos, mostrando a su amante Camila, hoy la duquesa de Cornualles; oficialmente la esposa real.  Por esta razón, muchos de sus propios conciudadanos no tienen y seguramente no creen en ella para suceder a la reina.

A la llegada de Carlos de Gales, el ejército le hizo honores de estado. Nuestra canciller, María Ángela Holguín, le dio la bienvenida y la correspondiente venia. Después el presidente Juan Manuel Santos recibió al noble príncipe en la casa de Nariño - el sitio en el que muchos de nuestros compatriotas en la reciente historia han querido como los reyes, perpetuarse en el poder -. En el misma palacio, el presidencial, se le ofreció una cena a la pareja británica, las mesas cubiertas con los mejores manteles - planchados para reducir algo nuestra arrugada imagen - y la reluciente porcelana de la Casa de Nariño, que se opone al brillo de muchos de nuestros líderes político.

Mientras los visitantes disfrutaban del postre en la casa presidencial, muchos colombianos sufrían el rigor del invierno y la prensa mostraba las actividades no sanctas de uno de los hijos del presidente de la Corte Suprema de Justicia, Luis Gabriel Miranda que, durante la espera de su "esquema de seguridad" y a su padre, quien utilizaría todo su poder para sacarlo del problema, pacientemente hacía sentir a los policías que tenían menos valor que varios ceros a la izquierda, justificando sus actuaciones y el mal uso de los bienes del Estado Colombiano.

En la agenda real estaba señalada una visita a Caño Cristales, en la Sierra de la Macarena. Nuestro presidente desplazó toda una comitiva de ministros, militares y muchas personas, muy importantes eso sí, para el gobierno. La elocuencia del señor Carlos de Inglaterra, no riñó con la del presidente Santos. Mostramos la belleza de nuestro país, vedada para muchos colombianos, por el dominio de los administradores de nuestras selvas.

Afortunadamente la visita terminó, Carlos y Camila salieron por Cartagena de Indias, seguramente caminaron por los sitios que impiden ver las desigualdades de la ciudad amurallada.

Los medios no fueron inferiores al gobierno, dedicaron minutos, muchos minutos a destacar la visita, mostrando las virtudes de la pareja "real" y aplaudiendo con sus notas porque el señor probó - no comió - chontaduro, bebió jugo de feijoa, y  se llevó a la boca la uchuva.

¿Qué logramos con la visita de "sus majestades"? Habrá que esperar el resumen presidencial y lo que nos costó. Entre tanto, estaremos corrigendo los errores que hemos cometido con nuestros nobles visitantes, para que cuando lleguen otros, los pongamos en los lugares de los que no hemos podido y tal vez no queremos bajarlos desde la misma conquista.

miércoles, 20 de agosto de 2014

Condenados a una administración por herencia

Se confirmó, el pasado 7 de agosto los colombianos iniciamos un nuevo  periodo con herederos presidenciales, 4 años más con Juan Manuel Santos Calderón, hijo de Eduardo Santos Montejo y hermano del expresidente Eduardo Santos Montejo. La toma de juramento lo hizo otro heredero del congreso, José David Name del clan Name Terán. En la vicepresidencia, acompaña a la primera magistratura, Germán Vargas Lleras, nieto del expresidente Carlos Lleras Restrepo. El vice tiene cuatro años para que los colombianos "reconozcamos sus logros",  y lo elijamos en el siguiente periodo, seguramente primará su estirpe.

En el equipo de trabajo, el presidente decidió o tuvo que nombrar en Planeación Nacional a uno de los jóvenes delfines: Simón Gaviria, hijo del expresidente Cesar Gaviria Trujillo - quien defendió vehementemente la campaña reeleccionista en su momento más crítico, su trabajo rindió el rédito correspondiente -. Otro más de la tradición y los compromisos políticos, Aurelio Iragorri, nombrado Ministro de Agricultura, hijo de uno los eternos "honorables" senadores y nieto del expresidente Guillermo León Valencia.

Esta relación de administradores del estado con expresidentes no es nada nueva. Atrás en el tiempo, la historia ya se ha repetido. Otras familias aparecieron en el ejecutivo: López, Lleras, Pastrana, y la cuenta llega a 38 presidentes que han tenido alguna consanguinidad.

Pero no solamente en el ejecutivo están nuestros brillantes administradores con parientes en la historia republicana de Colombia. En el Consejo de Bogotá, muchos de los "honorables" concejales son veteranos, ninguno tuvo o no les reconocieron los méritos para asumir la presidencia. En cambio, el joven, Miguel Uribe Turbay, fue nombrado para presidir el Concejo; 25 años, estudiante de pregrado, sin experiencia política - apenas comienza -, ni relacionado con el Concejo. Su "plus": ser nieto del expresidente Turbay Ayala. 

Si hacemos una mirada retrospectiva en las bancadas del poder legislativo, los apellidos se repiten, y no porque sean de los apellidos más comunes del país (los Rodríguez y Gómez), no, esa no es la razón; son hijos, hermanos, nietos, sobrinos y toda vínculo que podamos imaginar. Están relacionados con los Araújo, Char, Name, Guerra; unas de las muchas eternas familias del congreso.

En otros países el tema quizá se repite, eso sí, con menos frecuencia. Por citar solo un ejemplo en la historia reciente de Estados Unidos de América, dos familias han tenido políticos renombrados: la familia Kennedy, con un presidente y senadores; los Bush, padre e hijo, presidentes.

En nuestra Colombia, ¿acaso hemos heredado la tradición de la nobleza española, que independientemente de sus capacidades intelectuales han gobernado por siglos o por lo menos han fungido de tal condición en su nación? La respuesta: las pocas nobles familias colombianas nos administrarán por siempre. En un futuro no muy lejano, volveremos a tener otro presidente Gaviria, Samper, Pastrana, Uribe de la familia Uribe Vélez, o Uribe de la familia Turbay...

De acompañarnos la suerte, algún día, uno de esta descendencia será reconocido por sus méritos y capacidad para administrar el país, y no por sus genes, lo cual es poco probable. Lo que con certeza seguirá ocurriendo, es que para enmascarar sus ancestros, le ayuden a conseguir el apoyo de su predecesores, que le permitan otorgar favores a su región - que quedan endeudadas y comprometidas políticamente -, con seguridad en detrimento de otras regiones más necesitadas o que utilicen las regalías. En inversiones personales, o como en los últimos tiempos, se haya extendido la suficiente mermelada para endulzar su propias aspiraciones. 

Pese a los innumerables perjuicios causados en toda la geografía colombiana, por ejemplo, los  consumados en nuestra capital Bogotá, por dirigentes ya muy conocidos desde su niñez, los nietos del General Rojas Pinilla - alcalde y senador - que estaban haciendo camino hacia la Casa de Nariño, seguiremos en lo mismo. En poco tiempo olvidaremos y, considerando que "merecen una segunda oportunidad", seguiremos eligiendo a estos delfines y la historia colombiana será muy corta en nombres y en realizaciones.

 -------------------

domingo, 15 de junio de 2014

Colombia decidió, Santos cuatro años más

Luego de una de esas campañas que muy pocos esperan que se repitan, la de los insultos, injurias y la de tratar de conseguir el apoyo de ciudadanía hablando mal del contrincante, de sus errores, y menos de sus propias virtudes,  a las cinco de la tarde y Juan Manuel Santos ya había sido reelegido.

Vivida la alegría del triunfo de la selección colombiana de fútbol, teníamos un compromiso, el de la democracia. Existía el temor que en función del resultado del partido la abstención aumentara, casi 16 millones de compatriotas respondimos a la cita, cerca de un 8% más de votantes de la primera vuelta y la misma cifra pero menos la de los abstencionistas, al final ganó posiblemente que 8 millones de colombianos creyeron en la necesidad de tener un país en paz, y en el que podamos aplicar las demás propuestas. Juan Manuel Santos presidente por cuatro años más.

Los grandes perdedores, los expresidentes: Uribe Velez y Pastrana Arango, la excandidata Marta Lucía y el exvicepresidente Francisco Santos, que han representado la derecha colombiana, y que de manera casi que explícita han desconocido que Colombia demanda la solución del conflicto por la vía del diálogo y no de la que quiere gastar billones de pesos en armas, perdiendo colombianos de parte y parte.

La expectativa es que quien ha resultado vencedor cumpla con todas la promesas hechas en la campaña, incluso las que aparecieron la final para contrarrestar las del candidato Zuluaga. Una persona que deberá ser garante del  cumplimiento de ese programa de gobierno, es el vicepresidente Germán Vargas Lleras, muy seguramente aprovechará los cuatro años para conseguir el favor de los colombianos viendo hacia para la presidencia del periodo 2018 - 2022.

Quizá lo primero que los colombianos esperamos que se concluya de manera satisfactoria, es el proceso de paz, y podamos encaminar los esfuerzos económicos hechos hasta ahora en la guerra, en más:  justicia social, educación, seguridad, y lo más importante, en equidad.

Probablemente los colombianos que apoyaron a Santos en poco tiempo se sientan satisfechos por los logros y que los que apoyaron a Zuluaga fiscalicen el programa de gobierno de "Juan Pa" ,según doña Mercedez, y se convenzan o no por cuenta propia, de la situación del país que reine en este periodo presidencial.

lunes, 2 de junio de 2014

La competencia presidencial: más agria que dulce, la deportiva: la del orgullo patrio

La última semana de mayo, un mes en el que hemos compartido con las madres, se ha realizado la primera vuelta en la carrera por la presidencia de Colombia, y una vuelta más, la de Italia, en la que varios colombianos han luchado por su propia carrera, la de la consagración.  En ambas competencias lo común, equipos de colores similares, unos por lo que más les conviene - la de los candidatos -, y los otros - la de los ciclistas -,   porque los identifica como los mejores.

Localmente, una de las luchas más complicadas de la historia reciente, - la presidencial-, enrarecida, donde las conveniencias, las alianzas, y cuanto haga falta, se hace. Luego de los resultados electorales, ninguno de los perdedores se atrevió a anunciar su apoyo inmediato para la segunda etapa por la primera magistratura, la razón; con seguridad debían esperar qué ofrecen, qué parte del pastel tendrán de ser los ganadores. Los triunfadores de la primera vuelta; Santos y Zuluaga con sus coequiperos, procuraron convencer a los clasificados del tercero al último lugar, usando diferentes estrategias, al parecer con las ideas que nos sacarán de cuanta dificultad tenemos.

Los primeros en reaccionar fueron los verdes, quizá eran los que menos podían pedir, su ocho por ciento, no era suficiente para que todo su equipo obtuviera algo representativo, finalmente por la falta de claridad de su candidato, los verdes se fueron diluyendo, no pudieron tomar partido, se unirán al lote que más le convenga de manera individual.

Los de las camisetas amarillas y su jefe Clara López, de alguna manera eran los que más podían demandar en función del muy buen resultado; conversaciones, discusiones, controversias, nada en concreto para adherir a alguna de las candidaturas, decidieron que sus seguidores tomaran sus propias decisiones, algunos, sino no la mayoría harán el guiño por el tema bandera del presidente-candidato, como lo dejaba leer entre lineas la excandidata López.

En las zona azul, el tema fue mucho más fácil, la decisión o más bien el compromiso ya existía, la líder además tomó su propia decisión, entró a hacer parte integrante de la campaña del hombre de la zeta, será la jefe de debate.  Al igual que los del equipo amarillo, podían exigir algo más con su tercer lugar en la primera vuelta.  Posiblemente en este caso, las divisiones son más evidentes, un gran número de parlamentarios y senadores del partido azul evidenció su preferencia por el candidato de la paz, ahora serán parte de los gregarios.

Quizá esta extraña mezcla de colores hizo que el líder de los "centro democrático" asumiera una posición camaleónica, su idea frente al proceso de paz cambió radicalmente, es su talón de aquiles; una decisión que parece más querer maquillar sus convicciones aceptando lo que piensa y al parecer quiere  su ahora jefe de debate, imaginan que podrán atraer a otros electores


En la etapa final sabremos quien logró sus propósitos, qué alianzas lograron su participación en el próximo gobierno, el pastel se habrá terminado, los que no lograron su parte, tendrán que esperar para vender mejor sus ideas.
 
Otros colombianos que han luchado por algunos colores, los que significan gloria en una competencia, esta vez deportiva, han sido los participantes en el Giro de Italia, la más importante, la rosada, para el del ganador de la general, - Nairo Quintana, el magistral ganador-,  el azul, la del ganador de la montaña, - Julian Arredondo - ,  el rojo pasión para el líder de los puntos, - no la ganaron pero también estuvieron en la lucha y la blanca para el ganador de los menores de 25 años, - la segunda para Quintana -. El cielo italiano en algún momento fue teñido por los colores que forman la bandera italiana; rojo, blanco y verde, los mismos de la bandera boyacense,  un involuntario homenaje para el ganador.  

Trabajo destacado también para el Team Colombia, por momentos colaboraron con sus compatriotas y un reconocimiento muy especial para Rigoberto Uran, quien tuvo el privilegio de vestir la camiseta rosada, por primera vez para un colombiano, al final nuevamente segundo. 

Lo más interesante de la lucha deportiva entre los colombianos presentes en la vuelta a Italia, ha sido el ejemplo que nos han dado, se ayudaron en la carretera, pese a que eran de diferentes equipos, a la hora de las declaraciones reconocieron las virtudes del otro, valoraron las capacidades de contrario, sin duda, algo que deberían tomar en cuenta los que luchan por la carrera presidencial, la que influirá en el futuro de todos los colombianos.

Felicitaciones,  aplausos, reconocimientos y vítores para los colombianos que en Italia nos hicieron sentir orgullo patrio, y a los que están radicados en Italia, vivir más ese amor por nuestra patria en la lejanía. Para los que intentar obtener el favor de los colombianos en la carrera por la presidencia, un largo silencio, en tanto no cambien y por su puesto quien gane cumpla algo de las maravillas prometidas.
____________________

domingo, 25 de mayo de 2014

Algunos colombianos eramos más optimistas, habrá más de lo mismo

Hoy poco menos del 40 % de los colombianos acudimos a urnas, algunos con una decisión fundada en las ideas, y otros representando al voto de opinión, incluido el voto en blanco (6%). Pero otro porcentaje tomó la decisión que se presumía, - más de lo mismo -, increíblemente a muchos más les importó muy poco lo ocurrido entre los candidatos que se dedicaron a la confrontación, al insulto, a utilizar recursos reprochables, y en ningún caso a la confrontación de las ideas, como sea por lo menos cumplieron su papel.

Una gran responsabilidad en las cifras se le debe atribuir a ese 60% de colombianos apáticos, que critican, que arreglan el país en sus círculos, pero que a la hora de decidir, callan; con seguridad mañana lunes se lamentarán y transferirán su comodidad a ese  40% que hizo el esfuerzo, y votó por quien quiso, así no fuera lo que más le sirve al país. 

En la segunda vuelta entre el Sr. Zuluaga (29%) y el Sr. Santos (26,1%), ¿será posible que lo colombianos reaccionen, que identifiquen lo que más le conviene a nuestra nación?,  que estas dos personas hagan algo diferente en la corta campaña a lo vivido hasta ahora, y que la indeseable abstención se derrote.

El gran ganador indudablemente fue La Registraduría Nacional, que cumplió con lo prometido,  - en menos de dos horas entregó los resultados - .


jueves, 22 de mayo de 2014

Las elecciones presidenciales "hackeadas"

El próximo 25 de mayo los colombianos tendremos la oportunidad, mejor aun la responsabilidad de elegir al Presidente de la República, que orientará  el destino de nuestro país en el periodo 2014 - 2018,  inmersos en una campaña que ha sido más de los ataques, injurias, y cualquier cosa que sea útil para ganarse el favor de los electores, y sus propios intereses,  esto por lo menos entre los candidatos que figuran en los dos primeros lugares de las preferencias de alrededor de 1800 colombianos encuestados, según muestran quienes realizan estos sondeos.

Presidenciales
Lo que evidencian las encuestas, no es consecuente con las razones que han puesto en duda la decisión de muchos más colombianos, los que consideran que el candidato del expresidente de la mano firme no es una opción presidenciable; uno por su poca claridad frente a los diálogos de paz de la Habana, por su puesto, no es una de las metas de su líder espiritual. Una razón más, y para muchos la de mayor peso, su relación con personajes como los "hacker", que espían a unos y a otros (video Semana), claro dan la oportunidad a reconocer para qué manejaban información confidencial, han intentado disfrazar sus acciones con una supuesta conspiración en contra la candidatura de Zuluaga. Una más, una réplica de sus propios errores, el señor Uribe presentó una denuncia, - infiltración de recursos del narcotráfico -, en contra de la campaña de la que él fue participe, - Juan Manuel Santos Presidente -, sin embargo a la hora de aportar las pruebas no las hubo, lo cual no quiere decir que los hechos no hayan sucedido,  pero como es un caso de reacción frente a su principal rival, debe contrarrestarse con con cualquier cosa que desprestigie, que genere dudas. Por ahora el expresidente no ha presentado y con seguridad no presentará nada en concreto. En cuanto a las propuestas del candidato Zuluaga no son más que las expectativas de cualquier colombiano, y que habiendo tenido ya la oportunidad de realizarlas en ocho años de gobierno de su líder, no fueron posibles.  

Por parte del candidato presidente, que en un intento para contrarrestar las cifras de las encuestas, ha hecho cosas de "no te lo puedo creer", alianzas con sus mayores detractores; el sector petrista, encabezado por el alcalde mayor, que hará lo humano y lo divino para mantenerse en el poder, pareciera ser el punto de inflexión entre los dos mandatarios.  Un tema adicional que ha hecho que los colombianos le pierdan la confianza al candidato presidente, han sido los asesinatos realizados por los  personajes de las Farc, en tanto se dialoga en Cuba, pero bueno, quizá este mismo tema se convierta en su mayor fortaleza, toda vez que una semana antes de las elecciones, se logró un  acuerdo en el tercer punto de la agenda. Si como algunos colombianos optimistas creemos, el proceso termina con éxito, y debería ser así, en beneficio de todos, - en el caso de las Farc, de no darse, perderían cualquier reconocimiento mundial -. el candidato de la zeta, como deja leer entre líneas, que su gobierno no continuarían con el proceso de paz actual, o se llegaría de manera más complicada,- por la vía de las armas - iríamos muchos años en una guerra que se lleva muchos inocentes.

Las candidatas y  el exalcalde Peñalosa, no han utilizado los errores que han cometido los que van liderando las encuestas, creo que de haberlo hecho, sus ideas serian apropiadas por muchos más colombianos, o tal vez porque han tenido su propia vinculación con las dos candidaturas en conflicto. Para fortuna de las candidaturas alternativas, no se ve que sean contrincantes a los que les hayan encontrado elementos que los dejen en tela de juicio.

Un posible ganador, aunque no haya hecho campaña, podría ser el voto en blanco, el de esos colombianos que no creen en los candidatos que se han presentado y que no se han hecho merecedores de su apoyo. Los porcentajes en favor de la opción, voto en blanco, podrían mejorarse muchísimo, si los apáticos y críticos de cafetería, tomaran posición usando el derecho al voto, y  pusieran de manifiesto su inconformismo.
 
El 26 de mayo terminarán las dudas, llegará la verdadera encuesta que confirmará las tendencias o sencillamente sabremos a ciencia cierta que piensan los colombianos,  si hay una segunda vuelta, ¿entre quiénes?, veremos si sirvieron las componendas, si las injurias obtuvieron sus réditos, o si los colombianos eligieron conscientemente, y algo bien importante, sabremos si el porcentaje de abstencionistas se redujo.
___________________
Artículo 258. El voto es un derecho y un deber ciudadano. El Estado velará porque se ejerza sin ningún tipo de coacción y en forma secreta por los ciudadanos en cubículos individuales instalados en cada mesa de votación sin perjuicio del uso de medios electrónicos o informáticos.
_____________________